lunes, 7 de noviembre de 2016



El desván de las letras

  • ¿Que puedes encontrar allí por esas escaleras, abuela?
    - ¡Ah, hijo eso es una sorpresa siempre!
    - Mi padre dice que cosas antiguas
    - Si cariño, lo que desechamos o sustituimos por objetos nuevos.
    - Y, ¿si no sirven, porque guardarlos?
    - Hija, a veces sube una persona y ve en algún objeto algo mágico que otro no ve.
    - ¡Ah, ¿sí?
    - Mañana subimos al desván, si tú quieres.
    - ¿Mañana? ¡Hoy mismo, esta tarde abuela!
    - Bien, subiremos la merienda y verás cuantas cosas interesantes en el desván de las letras.
    - ¡Ah! Pero... tiene nombre, no lo sabía.
    -Si, de principio fue un lugar acogedor de reunión clandestina, de amigos que escribían y leían.
    -¡Que interesante! ¿hay libros?
    La abuela revolvió el pelo de su nieto, y le encantó la expresión de sus ojos.
    - Si claro, hay escritos de todos ellos, que son estupendos, los encuaderné para que no se traspapelaran.
    - ¡Bien, lo leeremos!
18 de Julio 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada